Pese a ser parte del programa “Mi País Seguro”, pequeños comerciantes y residentes de La Zurza y Cristo Rey aseguran que los asaltos a mano armada no cesan y, por el contrario, los han obligado a cambiar sus hábitos, a cerrar sus negocios más temprano y evitar caminar por lugares oscuros.