La muerte de un balazo en la cabeza de un presunto atracador a manos de agentes policiales vuelve a poner a esa institución en el foco de cuestionamientos e incluso la Comisión Nacional de Derechos Humanos exige una investigación y adelanta el posible sometimiento a la justicia de los miembros de la patrulla.