Videos de diferentes personas mostrando imanes parecen quedar pegados en el punto del brazo donde recibieron el pinchazo de la vacuna contra la COVID-19 fueron subidos a redes sociales con la denuncia de que las inyecciones contienen un rastreador o un chip.