A dos semanas del asesinato del joven Frederick Pérez, otras dos personas fueron despojadas de sus pertenencias, luego de concretar una cita a través de la aplicación Grindr, misma que fue utilizada por la víctima.