Como un avance para fortalecer la lucha contra la corrupción y lavado de activos fue calificada la aprobación de la controversial Ley de Extinción de Dominio que busca que el Estado adquiera los bienes de procedencia ilícita, para miembros de la sociedad civil las autoridades deben velar por su aplicación y cumplimiento una vez entre en vigencia.