Residentes en la Cañada del Diablo en Santiago temen lo peor, debido a los constantes deslizamientos de tierra que se han orinando en la zona.


Al menos seis familias han sido afectadas por el colapso de sus viviendas.