Activistas de derechos humanos marcharon este jueves a la sede del Congreso para protestar contra la inminente aprobación del Código Penal que mantiene la prohibición total y penalización a cualquier tipo de interrupción del embarazo, para exigir medidas para detener la ola de violencia de género y para conmemorar el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.