La fibrosis quística es una de las enfermedades genéticas graves más frecuentes que se diagnostica principalmente en recién nacidos.


El tratamiento de este padecimiento es de alto costo y los seguros básicos de salud no lo cubren, ocasionando que muchas familias se vean obligadas a suspender o limitar su tratamiento.