La República Dominicana tiene una brillante oportunidad con el desarrollo de la Finctech para impulsar la inclusión financiera y, en consecuencia, reducir la informalidad en nuestra economía, permitiendo mayor protección a los agentes económicos.