La decisión del gobierno de declarar de utilidad pública una franja de 200 metros de ancho a lo largo de toda la frontera para construir la verja limítrofe con Haití despertó de inmediato la incertidumbre entre los residentes de esa zona y que aún desconocen cómo serán indemnizados.


Ver más en www.noticiassin.com