Un ataque con ácido del diablo la dejó desfigurada, pero la joven de 19 años en vez de convertirse en una víctima ha decidió ser ejemplo de resiliencia  y acoge la vida con alegría  y aceptación.