República Dominicana se mantiene vigilante ante las recaídas que viven otros países debido a ómicron, la nueva variante del COVID-19, aseguró la vicepresidenta Raquel Peña.


La también coordinadora del Gabinete de Salud explicó que los mecanismos de mitigación de impacto se mantienen activos ante la posibilidad de que nuevas mutaciones de preocupación o de riesgo puedan ingresar al país.


La vicemandataria señaló que la naturaleza cambiante del virus, obliga a observar los hallazgos de las investigaciones científicas que se realizan a nivel global e incorporarlos rápidamente en la gestión concreta de la pandemia.