Aunque muchas personas creen que las garrapatas solo afectan a los animales, este parasito también puede ocasionar daños a los humanos, causándole múltiples enfermedades que podrían resultar graves.


El calor del verano activa el metabolismo de las garrapatas, poniendo en riesgo la salud del perro y de las personas.


Las garrapatas son bichos que se pueden adherir a la piel a medida que usted pasa entre árboles, plantas y pasto y por animales que estén contagiados.


Una vez pegadas al cuerpo, las garrapatas se desplazan hasta lugares calientes y húmedos del cuerpo, como las axilas, la ingle y el cabello.


Evitar las garrapatas es importante, debido a que pueden infectarlo con bacterias que causan  distintos síntomas como:


Dificultad para respirar

Ampollas

Salpullido

Hinchazón

Debilidad

 Las garrapatas pueden ser bastante grandes, aproximadamente del tamaño del borrador de un lápiz, o tan pequeñas que es casi imposible verlas.


Debido a que no hay un método seguro para evitar las garrapatas, es necesario comprobar que usted, sus hijos y sus mascotas no tienen garrapatas después de estar en el exterior.


Evite sentarse en el suelo en  zonas con vegetación y opte si es posible caminar por la zona central de los caminos, evitando el contacto con posibles contaminantes de las garrapatas.