El presidente Luis Abinader suspendió sus actividades previstas para el fin de semana con el propósito de monitorear desde el Palacio Nacional el posible paso por el país del huracán Elsa.


Entre tanto, el Centro de Operaciones de Emergencia declaró el país bajo alerta y habilitó más de dos mil albergues para ser utilizados si es necesario desplazar personas.