Ante la saturación hospitalaria y la creciente demanda de internamientos por el repunte de pandemia en el Gran Santo Domingo, el gobierno intenta que las clínicas privadas, que en la actualidad presentan una mayor ocupación de UCI, vuelvan a aumentar su disponibilidad de camas a fin de mitigar la presión de los pacientes sobre los centros públicos.