Los pronunciamientos del canciller Joseph fueron rechazados por habitantes de los pueblos fronterizos así como autoridades de los mismos y representantes de organizaciones  en cuanto a la construcción de el canal próximo al rio Masacre con la intención de desviar sus aguas hacia Haití.