El confeso homicida del joven Jesús Cuevas, quien estaba desaparecido desde el 6 de octubre, reveló ante las autoridades que apuñaló hasta la muerte a su víctima desde aquella fecha y luego la descuartizó y ocultó en un tanque que conservó en una habitación de su casa.