La situación de inseguridad y falta de combustible se continúa reflejando en los pueblos cercanos a la frontera con República Dominicana debido a que son cientos los nacionales haitianos que a diario tienen que cruzar para conseguir un galón de hidrocarburo, mientras también sufren la reducción de las ventas a través del mercado binacional.