Los problemas en los servicios de las compañías telefónicas, la inseguridad en las carreteras y la reducción del transporte impiden a miembros de la comunidad haitiana el país comunicarse con sus familiares en Haití y les dificultan el envío de remesas.