Tras el funeral de Estado del presidente Jovenel Moise llevado a cabo este viernes, haitianos residentes en el país proponen que quien tome las riendas de esa nación en unas próximas elecciones presidenciales sea su viuda, Martine Moise.


Por su lado, otros esperan que mientras tanto el primer ministro del vecino país, Ariel Henry pueda estabilizar la situación actual que viven sus familiares.


En la espera de un pronto proceso electoral, nacionales haitianos consideran que para continuar los planes de Jovenel Moise, su viuda es quien debe tomar posesión en el poder.


Martina Liliane quien reside desde hace años en el país, manifiesta su indignación por el magnicidio y especula sobre el asesinato del mandatario, al igual que otros de sus compatriotas.


La agonía que se atraviesa en Haití no cesa, según ciudadanos de la vecina nación, sus familiares han tenido que migrar por temor, hacia otras ciudades.



Los haitianos esperan que el primer ministro Ariel Henry, quien gobierna el país desde el pasado 20 de julio de manera transitoria, trabaje con un proyecto político diferente y pueda preparar unas elecciones presidenciales justas y sin nepotismo.


Tras la exigencia de la comunidad internacional, al asumir el cargo, Ariel Henry prometió restaurar el orden y coordinar un proceso electoral previsto para septiembre de este año.


Estados Unidos designó al diplomático Daniel Foote como emisario para Haití, quien tendrá la tarea de dialogar con los socios haitianos e internacionales para facilitar la estabilidad en esa nación y apoyar la celebración de unas elecciones presidenciales libres y justas, tras el magnicidio de Jovenel Moise.