Los pueblos próximos a la frontera se mantienen este sábado en tranquilidad a diferencia del viernes. Mientras que ya se refleja la falta de productos alimenticios, lo que provocó que cientos de haitianos se acercaran al río masacre a tratar de comprar algún alimento y llevarlo a sus familiares en el vecino país.