Los ruegos de la hija de Juan Alberto Sosa, uno de los fallecidos en el trágico accidente en México, para que postergara los planes que tenía de salir del país para que pasara la Navidad con sus hijos, no fueron suficientes para detener al hombre que tenía planeado juntarse con su esposa que logró cruzar hasta Estados Unidos para darle mejor vida a sus cincos hijos.