Sentado en la barandilla del elevado que conecta la avenida Winston Churchill con John F. Kennedy, un hombre amenazó con lanzarse tras asegurar que un agente de la DIGESETT le quitó su motor, momento en que supuestamente, este se trasladaba a buscar un dinero para la compra de dos pintas de sangre para su hija.