SAN CRISTÓBAL, República Dominicana.- Familiares de un hombre que acudió a la clínica San Cristóbal a practicarse una cirugía ambulatoria de circuncisión, falleció por supuesta negligencia del cirujano que lo atendió.

Aferrados al altar donde cada día celebran el novenario de Tony Candelario Frías, sus parientes contemplan su ausencia definitiva y culpan al urólogo Brígido Bienvenido Montás.

http://youtu.be/Dt0Px22aJWA

Según la versión familiar, el hombre de 26 años ingresó en el centro de salud a las seis de la mañana del pasado lunes a practicarse una circuncisión y antes de las dos horas fueron avisados de la trágica pérdida.

La familia de Candelario Frías asegura que el estudiante universitario era una persona completamente saludable por lo que ponen en duda la posibilidad de un paro cardíaco como causa de muerte.