REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Pedir matrimonio muchas veces es complicado. Es por ello que siempre se busca la mejor manera para hacerlo. Y fue así como un hombre no encontró nada mejor que realizar la propuesta en medio de un paseo en un lago, aunque con un final a lo menos, curioso.

Es que tras solicitarlo y ante el asombro y la alegría de su novia, está pasó a llevar la mano de su prometido, lanzando el anillo al fondo del lago. “¡Oh, Dios mío!”, fue la reacción del hombre al ver lo sucedido. Aún no se tiene certeza si logró o no recuperar el anillo.

[jwplayer mediaid="319576"]