Con quemaduras de segundo grado en distintas partes del cuerpo, se encuentra un  hombre que sobrevivió a la explosión de un cilindro que usaba para almacenar el helio con el que llenaba los globos, que luego salía a vender para ganarse el sustento de su familia.