Diversos negocios de venta de bebidas alcohólicas cerraron sus puertas poco antes de las cinco de la tarde en cumplimiento de la nueva disposición del gobierno contra el incremento de los contagios por coronavirus en el Gran Santo Domingo.