Mariño explicó que la calidad de la voz, depende principalmente de una buena respiración para aprovechar todo el funcionalismo de las cavidades nasales y lograr impostarla, que no es más que la proyección, la fuerza, la intensidad, el timbre y el tono adecuado al hablar.