Los apresados por la Operación Medusa pasaron su primera noche en la cárcel tras ser detenidos por la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca).


Durante este miércoles se espera que se deposite la acusación contra el grupo y la solicitud de medidas de coerción por parte del Ministerio Público.