Incertidumbre y desasosiego sufren los residentes de las riberas del Ozama en el Gran Santo Domingo por posibles desbordamientos de ríos y cañadas tras el paso del huracán Fiona por parte del territorio nacional.