La inseguridad ciudadana mantiene en un constante estado de sobresalto a los residentes de Santiago, que claman por un reforzamiento de la vigilancia policial que ponga freno a las acciones delictivas.