Ante el inminente levantamiento del toque de queda en el Distrito Nacional y dado la gran cantidad de personas que a diario se trasladan a esta demarcación desde provincias vecinas como Santo Domingo y San Cristóbal, que se encuentran entre las más rezagadas en el proceso de vacunación, el transporte público y su tradicional hacinamiento podrían provocar una propagación de Coronavirus.