REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El insólito incidente parece extraído de una película pero podría tener graves derivaciones judiciales, un empleado en Argentina encerró a un cliente en el baño de la estación de servicio en la que trabaja y ahora lo acusan por "privación ilegal de la libertad".

El playero lo dejó atrapado 15 minutos y el sorprendido "rehén" llamó a la policía... "era una broma" le dijo a los efectivos... ahora podría quedar preso.