REDACCIÓN INTERNACIONAL.- En Argentina, en la capital de San Fe, una mujer estuvo dos horas encerrada con tres ladrones dentro de su casa.

Los escuchó entrar cuando estaba por dormir, por eso se escondió y llamó al 911, pero la Policía nunca llegó.

Estuvo dos horas escondida mientras escuchaba como los delincuentes desvalijaban su casa, creyó que se habían ido todos, pero quedaba uno, el ladrón la descubrió, la amenazó y la obligó a que le pida un taxi por teléfono.

Pero este vehículo tampoco llegó, después de media hora, sus cómplices volvieron a buscarlo y se llevaron más cosas de la casa.