El general Adán Cáceres y los demás implicados seguirán en prisión preventiva por el supuesto entramado de corrupción del desfalco al Estado por más de 3 mil millones de pesos denominado “Operación Coral”.


El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional conoció la revisión obligatoria de las medidas de coerción en su contra.


Algunos de los abogados de los acusados informaron que recurrirán ante la corte por considerar que los jueces están actuando por miedo al Ministerio Público.