Nadie debe dudar que la decisión del gobierno de ejercer las escuchas frente a la población es un ejercicio bien intencionado.


“El Gobierno en las provincias”, que se iniciará el domingo como programa, es la continuidad de acciones similares que ya se han desarrollado.


Las reuniones del presidente Abinader con grupos sociales y juntas de vecinos son antecedentes.


La diferencia es que ahora un grupo de ministros ha sido escogido para descender a las comunidades con el propósito de interactuar con la gente.