A tres meses de que dos empleadas de la Cámara de Cuentas se querellaran contra del presidente de ese órgano fiscalizador y tras ser interrogadas varias personas por el caso, este miércoles le tocó el turno a las dos abogadas que acusan a Janel Ramírez de acoso sexual y laboral.


El representante de las querellantes indicó que sus clientes solicitaron un examen técnico tanto de sus celulares, como del móvil Ramírez.