Una auditoria de la Cámara de Cuentas publicada este viernes revela supuestos pagos por más de 259 millones de pesos en botellas o personas que cobraban sin trabajar en el Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (Fonper).


Las anomalías van desde pago por trabajo no realizado, pago a personas que trabajaban en otras dependencias, contratación de empleados de manera irregular, entre otras.


Las supuestas irregularidades representaron gatos millonarios a las arcas del Estado entre 2012 y 2020 durante la gestión del imputado por el caso anti-pulpo, Fernando Rosa.


La Cámara de Cuentas citó que en ese periodo más de 200 personas cobraron sin que se verificara el trabajo que realizaron en el Fonper. Lo que representó un gasto superior a los 259 millones de pesos.


De acuerdo a la investigación de la Cámara de Cuentas parte de ese personal fue desvinculado de la institución en el mes de julio del año 2020 previo al cambio de gobierno.


La auditoría realizada a solicitud del magistrado Wilson Camacho, director de la Pepca, también cita que a pocos días para el traspaso de mando del PLD al PRM, 13 directivos del Fonper autoliquidaron sin que eso fuera aprobado por el Consejo Directivo. Esto representó un gasto superior a 41 millones de pesos.


Entre ellos figuraban Fernando Rosa, Luz María Reyes, Héctor Bienvenido Morales, Carmen Magalys Medina y otros.


Asimismo citó que entre la nómina de personal fijo publicada en la Web y la misma nómina pero en físico hubo una diferencia superior a los 150 millones de pesos porque en la primera no estaba registrado todo el personal.


Lo propio observó el órgano auditor con las nóminas fija y de la web con relación al personal contratado y militar. Ambas con diferencias superiores al millón 300 mil pesos en detrimento del Estado.


Otra supuesta ilegalidad fue la contratación de familiares de algunas autoridades de la institución para una erogación superior a los 52 millones de pesos en ocho años. Ahí fueron identificados 2 parientes de Fernando Rosa y otros 2 de Carmen Magalys Medina.


El órgano auditor de control interno también reveló que encontró cheques que fueron emitidos a nombre de diferentes empresas pero que fueron retirados por la misma persona.


La opinión legal de la Cámara de Cuentas establece que los funcionarios del Fonper no actuaron conforme a la constitución, la ley, las normas ni los reglamentos.