El enorme legado artístico del Caballo Mayor incluye más de 100 discos, una cantidad que pocos artistas nacionales e inclusos internacionales han logrado.


Sus inicios se remontan al 2 de junio del 1956. Con un sonido diferente para esa época, Johnny Ventura modernizó el merengue: introdujo saxofones, trompetas, piano. Conforme pasaba el tiempo agregó tambores, timbales, efectos electrónicos e incorporó otros elementos, sin perder nunca colores naturales del género.