Con el anhelo de retomar sus estudios y convertirse algún día en arquitecto, un joven de 25 años centra sus esperanzas en una cirugía en la médula espinal o al menos en una terapia continua que le ayude a recuperar la movilidad en las piernas, que perdió al sufrir hace seis años en un accidente mientras nadaba en un río.