Como un pasatiempo en plena pandemia, una joven madre dominicana comenzó a preparar postres desde casa que poco a poco empezaron a volverse populares entre quienes los degustaban.


Amirelis Santana comenzó lo que hoy es una repostería con amplia variedad, que funciona por encargo y en la cual trabajan varios miembros de su familia.


Según cuenta Annirellys Santana, lo que hoy es “Minina’s Bakery”empezó gracias al apoyo de sus excompañeras de trabajo.


“Estaban siempre dispuestas a probar sobre todo, comenzaron a encargarme cosas y al encargarme cosas, yo empecé a venderlas”