Con el reto de enfrentar una profunda crisis política, celebrar comicios presidenciales e impulsar el esclarecimiento del magnicidio del presidente Jovenel Moïse, el nuevo primer ministro de Haití, Ariel Henry, asumió este marte el cargo tras recibir el espaldarazo de la comunidad internacional, pero sin el apoyo de los países de oposición.