Polémica ha desatado la reunión en un resort de los congresistas que estudian la reforma al Código Penal. Mientras ciudadanos condenan la iniciativa de los legisladores, diputados de diferentes bancadas ven como un “sacrificio” que sus compañeros, que integran la comisión bicameral, se trasladen hacia un hotel de La Romana a discutir la pieza legislativa.


El Senado asegura que pagó a poco más diez mil pesos cada habitación en la que se hospedan nueve de sus parlamentarios. 


Como una burla calificaron los contribuyentes, la decisión de los parlamentarios que permanecerán por cuatro días en un complejo turístico en el Este del país.


Señalan que no hay justificación para cargar más al pueblo con el costo por los privilegios de los legisladores.


Afirman que el Congreso Nacional es el espacio ideal para debatir el proyecto de modificación del Código Penal que cuenta con más de 400 artículos.


Sin embargo, congresista de diferentes bloques partidarios ven como un sacrificio tomar un fin de semana para debatir la pieza legislativa.


Además del hospedaje de los nueve senadores, la cámara alta informó que pagó la habitación a otros 15 funcionarios que participan en los debates.


Hasta la cinco de la tarde de este viernes, la comisión bicameral había avanzado la discusión de 267 artículos de los 419 con que cuenta el proyecto.


Algunos ciudadanos esperan el liderazgo político reflexione en torno a los privilegios del que disfrutan algunos funcionarios como los legisladores, sobre todo en un momento en que el país atraviesa por una de sus peores crisis generada por la pandemia.