A su salida del tribunal algunos de los civiles preventivos se desvincularon de la agresión al joven David de los Santos, aunque otros se mantuvieron en silencio.