Los recursos nunca serán suficientes para garantizar la mejor educación, pero lo mucho o lo poco se pueden manejar con eficiencia y resultados siempre que haya capacidad gerencial, algo que parece estar faltando en el país.