La fiebre porcina africana continúa diezmando la crianza de cerdos en provincias de la zona noroeste del país como Montecristi y Dajabón.


Mientras las autoridades mantienen la revisión a todos los vehículos para evitar la expansión de la peste.