Debido a un desorden hormonal, un hombre que pesa más de 400 libras y tiene una úlcera en su pierna derecha, se vio obligado a abandonar sus labores de taxista y ahora vive dentro de su carro en una marquesina de la cual le pidieron salir, por lo que solicita ayuda para recibir asistencia médica.


Arropado por la angustia, Eddy Almonte, de 49 años,  no solo lleva el peso de su cuerpo y el dolor desesperante de una úlcera en su pierna derecha, también carga la incertidumbre de no tener a donde ir.


"Se me hizo difícil conseguir una habitación para alquilarla porque no me alquilaban porque me veían gordo así, me quedaba en el carro y ahí se me fue complicando más, usted sabe que la circulación uno durmiendo en el carro es menos", expresó  Almonte.