El uso irresponsable de los recursos públicos, ósea el dinero que aporta el contribuyente con sus impuestos, es una  cultura que no ha cambiado en el país con los años, a pesar de las proclamas, a veces sinceras, en otras ocasiones puro montaje y en todos los casos esfuerzos fallidos.


Los congresistas siguen recibiendo bonos especiales, como los 300 mil pesos entregados con el pretexto del pasado día de las madres y el barrilito y el cofrecito, que no han podido ser eliminados, a pesar de reclamos de la sociedad.