Es lamentable que por el comportamiento de desaprensivos, que a todas luces no valoran la vida, la gran mayoría de los moradores del Gran Santo Domingo ahora nos veremos sometidos a nuevas restricciones por el desborde de contagiados que han abarrotado los centros hospitalarios.