Ahora es que hay más preguntas que respuestas en el caso de la brutal muerte de David de Los Santos.


Según el comunicado del Ministerio Publico, tres civiles detenidos en el destacamento de Naco se asociaron con los policías para matar a la víctima, propinándole múltiples golpes contusos en el cráneo y en distintas partes del cuerpo.


Continua diciendo la nota, que mientras los presos golpeaban a De los Santos, en vez de intervenir, los agentes policiales procedieron a esparcir gas pimienta en la celda, lo que evidencia que “siempre tuvieron control de la situación, conocimiento, pero sobre todo que participaron de manera activa.


La gran pregunta es porque estos presos, realizaron semejante “tortura o barbarie”, como lo describen las mismas autoridades.


¿Por qué? ¿Que los motiva a tomar esa acción?


Esto no cuadra y alguien tendrá que explicarlo, por la indignación no cesa tan fácilmente cuando los pedazos del rompecabezas no encajan.